Skip to Content

Racismo y xenofobia

¿Qué es el racismo y la xenofobia?

El racismo es el hostigamiento dirigido hacia una persona debido al grupo racial o étnico al que pertenece. La xenofobia es el prejuicio contra las personas de otros países.

Hacer frente a las emociones relacionadas con el racismo o la xenofobia es difícil, incluso como adultos.

Al tener una conversación franca con tu niño, lo puedes ayudar a validar sus sentimientos, reconocer cómo el racismo o la xenofobia podrían afectarlos y ayudarlos a manejar la situación cuando se vean enfrentados al racismo.

¿Cómo percibe tu niño el racismo y la xenofobia?

Es difícil proteger a nuestros niños de la discriminación o los crímenes de odio, especialmente cuando se vuelven frecuentes en las noticias o en las redes sociales. Si bien cada niño enfrentará este tipo de situaciones de manera diferente, es importante comprender que pueden sentir miedo de que sus familias, o incluso ellos mismos, se conviertan en víctimas de la violencia que ven en la televisión y en línea.

Cuándo hablar

Es importante abordar el tema incluso antes de que se presente una situación de racismo o xenofobia, y enseñarle a tu niño a manejar este tipo de situaciones con anticipación.

Prepararse para la conversación

Esta conversación puede ser más difícil si tú has experimentado racismo o xenofobia. Pero es importante tener estas conversaciones con tu niño.

Asegúrate de estar preparado mental y emocionalmente para estas conversaciones.

Consigue ayuda si la necesitas, y prepárate para hablar sobre tus propias experiencias o alguna situación actual.

Hablar con tu niño sobre el racismo y la xenofobia

Iniciar una conversación

Pregúntale a tu niño de manera directa sobre sus experiencias con el comportamiento racista. Es útil compartir tus propias experiencias con el racismo y hablar sobre cómo te sentiste. Es importante poder ayudar a tu niño a desarrollar un vocabulario sobre los sentimientos que surgen en torno a las experiencias con el racismo, lo que puede incluir cosas como “humillación”, “enojo” o “tristeza”.

Durante la conversación

Intenta mantener la calma. No hagas que tu niño sienta que tiene que restarle importancia a lo sucedido para proteger sus sentimientos.

Después de escucharlo pregúntale si le sería de ayuda hablar sobre estrategias para lidiar con comportamientos racistas. Además, hazle saber que hay personas que creen en la justicia social y que luchan continuamente por la igualdad. Es reconfortante saber que hay toda una comunidad de héroes que creen en hacer lo correcto, y que él o ella pueden formar parte de esa comunidad.

Pasos siguientes

Entender la conversación

Pregunta si hay algo más que deberías saber o cómo se siente tu niño en relación con el racismo o con su experiencia al respecto. Pregúntale si hay algo que pudiera ayudarlo a lidiar con situaciones difíciles relacionadas con el racismo (por ejemplo, tal vez un compañero o un adulto que hubiera intervenido). Esto te puede ayudar a entender qué otras acciones o soluciones podrías necesitar en el futuro.

Continuar la conversación

Recuerda que el racismo y la xenofobia pueden suceder en cualquier momento. Mantén conversaciones periódicas para ayudar a tu niño a que aprenda a lidiar con este tipo de sentimientos.

Si tu niño no se enfrenta al racismo, habla con él o ella sobre su papel fundamental para ayudar a detenerlo y prevenirlo. Hazle saber con claridad que debe tratar a todas las personas con respeto. Además, debe confrontar en el momento a sus compañeros para que se responsabilicen por sus comportamientos racistas, y/o buscar ayuda de un adulto.

Explora más formas de comunicarse